CLAVES PARA ENCONTRAR TU LIMPIADOR IDEAL

CLAVES PARA ENCONTRAR TU LIMPIADOR IDEAL

La limpieza de la piel es la base de una piel sana… nada que no hayas oído antes, ¿verdad? Pero no nos engañemos, no siempre seguimos esto al pie de la letra. No siempre nos resulta fácil seguir una estricta rutina de limpieza y muchas veces es porque no hemos encontrado el producto perfecto para nosotros. Para que la limpieza diaria no se te vuelva a resistir, en el post de hoy te hablamos de los diferentes limpiadores que hay en el mercado, cuales son más adecuados para tu tipo de piel y cuáles se adaptan mejor a tus hábitos cosméticos. ¡Empezamos!

Limpieza de piel

Un clásico: Leches limpiadoras

Las leches limpiadoras representan todo un clásico en cuanto a limpiadores faciales. Se trata de emulsiones limpiadoras más o menos cremosas en función del tipo de piel al que van destinadas. Al masajearlas sobre la piel arrastran los restos de maquillaje e impurezas y se retiran con agua o con unos discos impregnados en tónico.

La teoría: las leches son el método limpiador perfecto para todo tipo de piel, excepto, quizá, para las pieles grasas, y son las más adecuadas para las pieles secas ya que desmaquillan de una manera suave, respetuosa y que no desengrasa en exceso. Son perfectas también para las pieles sensibles ya que limpian de manera suave dejando la piel confortable.

La práctica: aunque todos sabemos que es una manera fantástica de desmaquillarse, la práctica es que utilizar leche y tónico requiere tiempo y dedicación, cosas que normalmente nos faltan. Así que si la liturgia del desmaquillado no va contigo, aunque sea el método ideal para tu tipo de piel, es preferible que busques un sistema con el que te sientas más cómoda y que no te dé pereza utilizar.

3e6a547413b6273a5f091a7266c6857c

Limpiadores al agua

En el grupo de los limpiadores al agua encontrarás múltiples tipos de texturas adaptadas a los diferentes tipos de piel; desde geles frescos hasta cremas fundentes, pasando por espumas ligeras.

La teoría: los limpiadores al agua suelen ser los productos ideales para las pieles normales, mixtas y grasas ya que su capacidad de arrastre es mucho mayor y aportan una sensación de extrema limpieza muy valorada por este tipo de pieles. En cambio, quizá no resulte la mejor opción para las pieles secas, que deberían intentar minimizar el contacto con el agua, y que tras la limpieza pueden sentir cierta tirantez.

La práctica: aunque no sea el tipo de limpiador más adecuado a tu tipo de piel, es cierto que resultan mucho más cómodos de utilizar que las leches y que nos simplifican mucho el gesto de la limpieza diaria. Si eres fan de los limpiadores al agua pero tu piel es seca y sensible, busca fórmulas con bajo poder desengrasante y que no deshidraten tu piel. Aplica un producto de tratamiento inmediatamente después de la limpieza para que desaparezca la sensación de incomodidad.

espuma

Aguas micelares

Sin duda, las aguas micelares se han convertido en la opción para la limpieza con más adeptas, consiguiendo desbancar a sistemas más tradicionales como la leche y el tónico en las rutinas de limpieza diarias. Cada día hay más mujeres que caen rendidas ante su comodidad. Se trata de  aguas que tienen la capacidad de arrastrar tanto productos de textura acuosa como productos de textura oleosa de manera que limpian la piel de manera rápida y cómoda, siendo una alternativa a tener en cuenta sobre todo para las más perezosas. 

La teoría: estas aguas milagrosas consiguen limpiar la piel de forma efectiva independientemente de si vas maquillada o no. Pasar un algodón impregnado en agua micelar sobre rostro, ojos y labios te asegura una piel limpia en un tiempo récord, haciendo del aburrido trámite de la limpieza diaria algo tan rápido que no te dará pereza limpiarte la piel antes de irte a dormir.

La práctica: si eres de las que la limpieza le da una pereza infinita, nunca ves el momento de desmaquillarte y más de una vez te vas a la cama sin limpiar la piel, entonces, este es tu método de desmaquillado ideal. No busques más y aunque tu piel te pida a gritos que la desmaquilles con leche y tónico porque es lo que más le conviene, olvídalo ya que si no te sientes cómoda con el sistema, no lo utilizarás y te irás a la cama sin desmaquillar, que es justo lo que queremos evitar a toda costa. Así que haz del agua micelar tu nueva mejor amiga y no volverás a irte a la cama sin limpiar tu piel.

agua

Toallitas desmaquillantes

Confiesa, sabes que las toallitas desmaquillantes no son la mejor opción pero tienes siempre un paquete a mano para esas ocasiones en las que no te da la vida para desmaquillarte con otro producto que requiera algo más de tiempo y dedicación, ¿verdad?

La teoría: las toallitas son soportes impregnados en soluciones limpiadoras que arrastran el maquillaje de forma rápida y cómoda. Su formato las hace perfectas para los viajes o para llevar al gimnasio pero debes tener en cuenta que proporcionan una limpieza superficial y que son solo aptas para usarlas de forma ocasional, especialmente si tu piel es delicada, ya que su uso continuado puede irritar la piel.

La práctica: si quieres limpiar bien tu piel no las uses de forma habitual. Un uso esporádico no comprometerá la salud de tu piel pero si las usas de forma habitual no estarás realizando una limpieza adecuada. Cuando las uses, no olvides limpiar con agua después para eliminar los restos y minimizar la posible irritación.

1 Comment

  1. Rebeca · 4 diciembre, 2016 Reply

    Hola buenas tardes estoy desesperada! Quisiera saber en que lugar en Pamplona puedo comprar sus productos para uso personal. La verdad es que me encantan y he buscado por todos lados y no encuentro. Muchas gracias

Leave a reply