¿Sabes que labial te favorece?

¿Sabes cuáles son los colores que más te favorecen? ¿Sabes qué factores debes tener en cuenta para encontrar el color que haga resaltar tu belleza natural? ¿Tienes un arsenal de labiales y no utilizas ni la mitad porque, tras la fascinación inicial, no te acabas de ver con ellos? Y la pregunta decisiva: en la búsqueda del labial perfecto ¿te sientes como un templario buscando el santo grial? Si te has planteado alguna vez estas preguntas sigue leyendo el post de hoy en el que te damos todas las claves para que la búsqueda del labial perfecto no sea una misión imposible.

¿Por qué es tan difícil encontrar el labial perfecto?

La búsqueda del labial perfecto puede llegar a ser una tarea complicada sobre todo si no prestas atención a la multitud de variables que debes tener en cuenta para su elección. La compra de labiales suele ser algo impulsivo (lo veo, me gusta, lo quiero) y muchas veces no valoramos si la elección nos favorecerá.

Para que esto no te vuelva a pasar deberías prestar atención a los siguientes factores:

  • Tu tono y subtono de piel
  • El tono de tu cabello
  • La forma de tus labios
  • Las tendencias
  • Tus gustos personales
  • El color natural de tus dientes

Teniendo en cuenta todas las cosas en las que debes fijarte para escoger labial,  no es de extrañar que resulte una tarea complicada, ¿verdad? No te desanimes, no es tan complicado como parece, solo debes analizar cuáles son tus características y decidir después.

Según el color de tu piel

Pieles claras

La gama de los rosas es, sin duda, el color que más favorece a las pieles claras. La gama cromática que va desde los rosa más nude hasta los fucsia intensos hacen brillar las pieles de esta tonalidad. En cambio, si perteneces a esta categoría debes huir de los tonos carne que se mimetizan con la piel y anulan por completo los labios.

Para esas ocasiones en las que busques un toque más elegante o llamativo opta por los rojos vibrantes o los tonos coral.

Por otro lado, huye de los tonos como el marrón chocolate, el berenjena, el morado o el vino con los que solo conseguirás apagar el tono de tu piel.

Pieles medias o bronceadas

Si tu piel tiene una tonalidad media y sueles estar bronceada, busca tonos terracota y marrones pálidos. También te favorecen los tonos melocotón y  cerezas en tonos claros. Tu gama de colores va desde los rojizos a los borgoña pasando por rosados y naranjas. Si buscas suavizar tus rasgos y dar una sensación cálida y natural, opta por tonos marrones y beige.

Por norma general, este tipo de pieles deben huir de los tonos metalizados ya que no resultan favorecedores y pueden dar un aspecto algo vulgar.

Si tu cabello es oscuro, no dudes en probar con el granate; verás como resalta el tono de tu piel, sin robarle el protagonismo a otras zonas.

Entre las pieles bronceadas se encuentran las pieles trigueñas, que son pieles medias con base amarillenta y a las que favorecen las tonalidades cálidas de base anaranjada, los tonos melocotón, coral, cerezas, rojos y borgoñas. Con el cabello claro favorecen los tonos pastel y con el cabello oscuro siempre es mejor optar por los tonos más intensos.

Pieles oscuras

Si estás dentro de esta categoría, el objetivo es siempre destacar los labios. Esto lo puedes conseguir mediante labiales que aporten mucho brillo o bien escogiendo labiales muy pigmentados para que destaquen y no se pierdan con el tono de la piel. Busca rosados intensos, fucsias, rojos, granates, berenjena o uva para dar luz al rostro. Huye a toda costa de naranjas y rosas suaves con los que solo conseguirás opacar el tono de tu piel y que no resalte en absoluto. Tampoco resultan favorecedores los tonos mate y los colores oscuros ya que dejan un aspecto opaco en la piel.

La tonalidad de los dientes

Si tus dientes tienen una tonalidad más cercana al amarillo que al blanco, debes evitar a toda costa los tonos anaranjados y los tonos coral y optar por los tonos con base azulada dentro de la gama de los rojos, los rosas, los frambuesa y los tonos violeta. 

La forma de tus labios

La forma de los labios y su grosor es otra de las variables a tener en cuenta a la hora de escoger el labial. Al margen del tono que escojas y que vaya bien con el tono de tu piel, si tus labios son finos,  debes decantarte por labiales con brillo que no sean demasiado oscuros que empequeñecerán tus labios ópticamente.

En cambio, si tus labios son gruesos y quieres sacarles partido, utiliza colores intensos y atrevidos. Si en cambio quieres disimularlos, evita el delineado con el que solo conseguirías atraer más la atención sobre ellos, y escoge tonos neutros y mates.

La textura de los labios

Aunque no solemos darle importancia a la hora de escoger el tono de nuestro labial, la textura de la piel de nuestros labios es un factor más para tener en cuenta antes de tomar la decisión.  Si tus labios presentan líneas verticales o están muy deshidratados debes evitar los tonos oscuros, aunque te favorezcan, ya que acentúan las posibles arrugas y evidencian más la deshidratación, sobre todo si tienen un acabado mate. Si es tu caso huye de este tipo de texturas ya que solo conseguirás un aspecto envejecido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *