FILTROS SOLARES FÍSICOS, QUÍMICOS Y BIOLÓGICOS: ¿SABES CUÁL ES LA DIFERENCIA?

FILTROS SOLARES FÍSICOS, QUÍMICOS Y BIOLÓGICOS:
¿SABES CUÁL ES LA DIFERENCIA?

Cada vez estamos más concienciados de la importancia de usar un buen protector solar para paliar los daños que provoca el sol en nuestra piel pero aún existen muchas dudas al respecto. En el post de hoy te hablamos de la diferencia entre filtros físicos, químicos y biológicos y cuáles son los que mejor le van a tu piel.

filtros solares

¿Qué son los filtros solares?

Los filtros solares son sustancias que protegen nuestra piel frente a la radiación solar. Existen tres tipos de filtro solar, los físicos, los químicos y los biológicos, y cada uno de ellos funciona de una manera totalmente diferente.

  • Los filtros físicos

Este tipo de filtros contiene sustancias minerales que no provocan ningún tipo de reacción fotoquímica lo que hace que sean mucho mejor toleradas por las pieles sensibles. Estas sustancias inertes forman un escudo pantalla que protege la piel de la radiación solar ya que actúan como minúsculos espejos que reflejan los rayos solares, así, la energía del sol rebota en la superficie de la piel minimizando el daño solar.

A pesar de ser uno de los más habituales debido a su alta tolerancia, al depositar esa barrera sobre la superficie de la piel, tienden a dejar un aspecto brillante y resultan ligeramente pesados, lo que hace que las pieles grasas no se sientan muy cómodas con ellos.

Se recomienda el uso de este tipo de filtros en niños menores de año medio, así como en pieles alérgicas, reactivas o con algún tipo de dermatitis. Así mismo, se aconseja su uso en cicatrices recientes o pieles lesionadas en las que haya riesgo de absorción del filtro solar. En el caso de presentar eritema (enrojecimiento), también está aconsejado el uso de este tipo de filtros, así como en los tratamientos médico estéticos de láser o peelings químicos en los que la piel queda tan sensibilizada que se hace imprescindible el uso de protección solar en los días posteriores al tratamiento.

filtros-físicos-mamá-en-el-norte

  • Los filtros químicos

Los filtros químicos son sustancias que al entrar en contacto con la radiación solar se activan y mediante reacciones fotoquímicas absorben la radiación solar y la modifican para minimizar el impacto de la radiación sobre la piel. Al captar la energía estos filtros la transforman en una longitud de onda distinta y totalmente inocua para la piel.

Este tipo de filtros presentan una textura mucho más fresca y ligera que los filtros físicos, lo que los hace ideales para las pieles grasas, y al penetrar en la piel la protegen durante períodos de tiempo mucho mayores, pero por contra, dado que son absorbidos, no son bien tolerados por todas las pieles y presentan un mayor índice de alergias. Por este motivo tampoco se aconseja su uso en niños menores de año  y medio.

filtros-químicos

  • Los filtros biológicos

Técnicamente los filtros biológicos no son filtros solares como tal, si no que son agentes antioxidantes que actúan en sinergia con los filtros de la fórmula evitando la formación de radicales libres y potenciando el sistema inmunológico de la piel. Los más utilizados son las vitaminas A, C y E. Estas dos últimas son de vital importancia ya que aplicadas sobre la piel aportan una potente acción frente a los radicales libres ralentizando el envejecimiento cutáneo.

Es decir, que los filtros biológicos, por si mismos no bloquean la radiación solar si no que actúan contrarrestando la acción nociva del sol actuando en sinergia con el resto de filtros. 

Actualmente, dado que los dos tipos de filtros presentan pros y contras, la mayoría de los productos solares presentan en su formulación una combinación de ambos tipos para ofrecer una protección solar de amplio espectro y con un mínimo riesgo de alergias.

vitamina a vitamina e vitamina c

Leave a reply