EN VERANO, PROGRAMA LA APLICACIÓN DE TUS COSMÉTICOS

EN VERANO, PROGRAMA LA APLICACIÓN DE TUS COSMÉTICOS

No es la primera vez que desde este blog te hablamos de la importancia de adaptar tus rutinas cosméticas en función de la época del año en la que estamos y mucho más cuando las altas temperaturas hacen que nos sintamos perezosos de seguirlas. Hoy vamos un poco más allá y no solo te hablamos de lo que debes aplicarte sino el momento del día en el que lo debes hacer para que te resulte más agradable y tu piel lo asimile mucho mejor.

verano

Por la mañana

Por la mañana no te compliques la vida. Aléjate de las texturas densas y pesadas y aplícate un sérum fresco en el rostro que te aporte hidratación sin sensación de grasa. A continuación protege tu piel con un protector solar antes de maquillarte y tu rostro estará listo para soportar las altas temperaturas.

Si eres de las que sufres de piernas cansadas, antes de salir de casa aplícate un gel descongestionante frío que mantenga tus piernas ligeras durante todo el día.

No olvides proteger la piel de los brazos de la radiación solar. Para que te resulte más cómodo, escoge fórmulas en espray que apliques en segundos y dejen tu piel hidratada y satinada a la misma vez.

Por la noche

No te engañes, aunque haga calor, tu piel sigue necesitando mimos, quizá más que nunca ya que el sol es uno de los principales motivos de que nuestra piel se reseque. Así que deja todos los tratamientos más pesados para este momento del día. Además, aprovecharás los ritmos nocturnos de regeneración de tu piel con lo que tus tratamientos se asimilarán de manera mucho más efectiva.

Tras la ducha, aplica tu crema anti celulítica y aprovecha que por la noche las temperaturas  nos dan un respiro para hacerte un masaje sobre las zonas afectadas. Con esto mejorarás el drenaje y ablandarás los nódulos grasos.

La noche también es el mejor momento de hidratar tus pies. Hacerlo durante el día resulta incómodo así que aprovecha la noche para untar tus pies en crema nutritiva para mantenerlos hidratados durante todo el día. Si quieres transformar la simple aplicación de crema en un tratamiento intensivo, cubre tus pies con unos calcetines de algodón para que la crema actúe como una verdadera mascarilla durante toda la noche. Verás como si lo haces con regularidad el milagro se obrará en las zonas más secas de tus pies.

La exfoliación

En verano, programa tus exfoliaciones un par de días antes de exponerte al sol. Con ello conseguirás dos cosas: por un lado eliminarás células muertas que generarían un bronceado desigual, y por el otro, le darás tiempo a tu piel para que se recupere de la exfoliación antes de exponerla a la radiación solar.

Exfoliante

Las mascarillas

En verano, hay dos momentos sagrados para aplicar las mascarillas: tras la exfoliación, para aprovechar el adelgazamiento de la piel y que los activos penetren con mayor facilidad y tras la exposición solar, para reponer la hidratación de la piel. Si además lo haces por la noche los activos que apliques potenciarán la regeneración de la piel.

centro de estetica

Leave a reply