EN OTOÑO, ¡VISITA TU CENTRO DE ESTÉTICA!

EN OTOÑO, ¡VISITA TU CENTRO DE ESTÉTICA!

Durante el año existen dos momentos cruciales en los que debemos prestar especial atención a nuestra piel. Esos dos momentos coinciden con los principales cambios de estación: el paso del invierno a la primavera, en el que debemos preparar nuestra piel antes del verano, y el paso del verano al otoño, donde justo nos encontramos ahora mismo y en el que es básico reparar la piel tras el sol y prepararla para el frío invierno.

Por este motivo, en el post de hoy, te explicamos por qué debes visitar tu centro de estética antes de que el frío nos pille desprevenidos y se resienta nuestra piel.

otoño invierno

Después del verano: puesta a punto

Hace unos días te contábamos como podías tratar tu piel después del verano desde casa con unas sencillas variaciones en tus rutinas cosméticas diarias. Pero si quieres ir más allá y lo que buscas es una puesta a punto de tu piel en profundidad, reparándola y preparándola para la nueva estación, nuestra sugerencia es que te pongas en manos de tu esteticista de confianza. ¿Por qué? Pues porque nadie mejor que ella para valorar el estado real de tu piel, realizarte un diagnóstico personalizado y asesorarte sobre cuáles son los tratamientos que tu piel necesita.

Primer paso: Higiene facial profunda

Independiente de las necesidades específicas y puntuales, seguro que tu esteticista te recomendará, como punto de partida y como tratamiento imprescindible, una higiene facial profunda. Durante el verano, nuestra piel tiene tendencia a engrosarse y acumular células muertas debido al exceso de sol. Además, la mayoría de nosotros solemos relajarnos en nuestras rutinas de limpieza y con las altas temperaturas y la sudoración que esto conlleva, es normal que tengamos algunas impurezas al finalizar la época estival. Por eso puedes notar la piel algo áspera y sin luminosidad, y los activos que apliquemos a diario no lo tendrán fácil para trabajar sobre nuestra piel. Una higiene facial en cabina resolverá todos estos problemas en una sola sesión.

Cura tu piel

Tras la higiene facial, si quieres ir un paso más allá en los cuidados profesionales de tu piel, puedes optar por realizarte algún tratamiento específico. Tu esteticista identificará cuáles son las principales necesidades que necesitas cubrir y te propondrá un programa personalizado adecuado a tu tipo de piel.

Es posible que necesites recuperar los niveles de hidratación o que la principal necesidad sea eliminar las manchitas post-solares, recuperar los lípidos perdidos o bien un poco de todo. De ahí la importancia de que te pongas en manos de una profesional que sepa reconocer esas señales y trabaje tu piel en base a ellas. Recuerda que una piel tratada afrontará mejor las inclemencias del invierno y estará mucho más receptiva a todo lo que le apliquemos en casa.

No te olvides del cuerpo

La piel corporal, a la que muchas veces no prestamos demasiada atención, también reclama las atenciones de tu esteticista en otoño. Después del verano podemos acudir al centro de estética para hacernos una exfoliación profunda que incluya una hidratación y nutrición corporal. Además de reparar los estragos del verano, ayudaremos a alargar el bronceado y facilitaremos que cuando éste vaya desapareciendo lo haga de manera homogénea sin las antiestéticas zonas más blancas que muchas veces se deben a la falta de hidratación.

wellness-285587

El motivo más importante: TÚ

Y para finalizar no debemos olvidar el motivo más importante por el que debes acudir a tu centro de estética: . Dedicarte un ratito de mimos te ayudará a afrontar la nueva estación con las pilas cargadas y de una manera mucho más positiva.

Leave a reply