DALE UN TOQUE DE FRÍO A TUS COSMÉTICOS

DALE UN TOQUE DE FRÍO A TUS COSMÉTICOS

Este verano el calor no nos da tregua. Con varias olas de calor a nuestras espaldas cualquier cosa que nos ayude a sobrellevar las altas temperaturas resulta muy tentadora. Hoy en el blog te proponemos una idea para sobrellevar mejor las altas temperaturas: cambiar el lugar en el que almacenas algunos de tus cosméticos. ¡Sigue leyendo si te apetece refrescarte!

Tu tratamiento en verano, mejor fresquito.

Si queremos conservar nuestros cosméticos de la mejor manera posible debemos almacenarlos en un lugar alejado de la luz, fresco y seco. Si analizamos las características del lugar donde solemos guardarlos, que en la mayoría de los casos suele ser el baño, vemos que no se cumplen estas características.

El baño suele ser un lugar cálido y húmedo, generalmente bien iluminado, así que lo cierto es que guardamos nuestros cosméticos en el lugar que reúne las peores condiciones posibles. Otro de los motivos es que el baño sufre grandes variaciones de temperatura lo que tampoco favorece a la buena conservación de nuestros tratamientos.

Y entonces, ¿Cuál es el lugar más recomendable para guardar tus cosméticos? Pues aunque te parezca extraño, el sitio más idóneo es el frigorífico. Si lo analizas con atención verás que tiene toda la lógica; el frío conserva y además, dentro de la nevera el ambiente es seco, la temperatura es constante y no hay luz. Perfecto, ¿no? Si  a esto le añadimos que el frío proporciona múltiples beneficios a nuestra piel está claro que debemos hacer un hueco en nuestra nevera para nuestros tratamientos.

¿Cuáles debemos refrigerar?

Pues en realidad puedes guardar todos los que te apetezca si lo que buscas es un toque de frío que refresque y despierte tu piel.

Uno de los productos que más te puede beneficiar al aplicarlo en frío es el contorno de ojos. Si lo utilizas de esta manera aportarás un efecto descongestivo, activarás la circulación sanguínea, mejorarás el aspecto de las ojeras y de las bolsas y mejorarás el aspecto cansado de esta zona tan sensible al cansancio.

Otro de los imprescindibles en tu nevera es el tónico. Si no eres asidua a utilizarlo a diario verás cómo, guardándolo en la nevera y aplicándolo fresquito, te volverás adicta a él. Nada despierta más la piel por la mañana que la aplicación fría de tu tónico favorito. Aplícalo con algodón, pulverizándolo o directamente con tus manos, verás como el cansancio se va de golpe.

No olvides tampoco refrigerar tus mascarillas de tratamiento para multiplicar su acción. Las mascarillas son productos altamente concentrados en principios activos y por lo tanto más sensibles a la degradación de sus propiedades. Así que si quieres mantener tu mascarilla fresca como el primer día refrigérala para mantener su esencia. Además, al aplicarla fría multiplicarás su acción descongestiva y calmante. Nunca habrás visto tu piel más relajada.

Si el agua termal es un imprescindible en tu rutina diaria prueba a guardarla también en el frigorífico. Potenciarás su acción calmante y te refrescarás al instante.

Y por último, si tienes problemas de circulación y tienes tendencia  a que se te hinchen las piernas, no olvides guardar tu gel de piernas cansadas en la nevera. Al aplicar el producto frío sentirás un alivio inmediato que te ayudará a descongestionar tus piernas multiplicando el efecto del producto si lo aplicaras en frío.

Y hasta aquí nuestro post de hoy. ¿Has hecho ya sitio en tu nevera?

1 Comment

  1. M Angeles Guerra · 21 julio, 2015 Reply

    Muy curioso.
    Tomo nota de estos consejos. No los sabía.
    Besitos

Leave a reply