LOS ERRORES MÁS FRECUENTES EN EL CUIDADO DE LA PIEL

LOS ERRORES MÁS FRECUENTES EN EL CUIDADO DE LA PIEL

En el post de hoy queremos recopilar los errores más frecuentes en torno al cuidado de nuestra piel; aquellas cosas que solemos hacer de forma habitual y que, sin saberlo, pueden estar alterando su correcto funcionamiento y provocando que no tenga el aspecto que deseamos. Te detallamos a continuación los más frecuentes.

  • No desmaquillarnos antes de irnos a dormir

Si, no es la primera vez que te lo decimos y probablemente no será la última, pero es que se trata de uno de los errores más frecuentes y que más daño hace a nuestra piel. La noche es el momento crucial en lo que a regeneración epidérmica se refiere. Las células de nuestra piel se renuevan, nuestra piel se repara y oxigena por lo que si no está limpia, libre de maquillaje y de sus secreciones naturales, el proceso no se puede realizar de forma correcta. Si nunca te limpias la piel antes de irte a dormir le estás poniendo trabas a los mecanismos que permiten que tu piel se auto-repare por las noches.

Young woman removing eye makeup by cotton pad eyes closed.

  • No diferenciar nuestro tratamiento cosmético en función de la zona a tratar

¿Eres de las que se pone el mismo producto en todas partes? ¿Te aplicas la crema facial también en el contorno de los ojos?  Pues lamentablemente no lo estás  haciendo bien. Las necesidades de la piel no son las mismas en todas las zonas con lo que es imposible que un solo producto cubra las diferentes necesidades. Las cremas faciales no pueden tratar de forma correcta el contorno de los ojos y en la mayoría de los casos lo único que consiguen es asfixiar su delicada piel. Los productos específicos para el contorno de los ojos contienen activos específicos para estimular la circulación, activar el drenaje linfático, mejorar el aspecto de ojeras, bolsas y arrugas con texturas adecuadas que no sobre engrasen esta delicada zona y que no provoquen irritación.

vivhi3

  • Exfoliar demasiado la piel

Exfoliar la piel de forma periódica es un hábito muy beneficioso si queremos mantener fresca y joven nuestra piel pero si abusamos, puede llegar a ser perjudicial. La exfoliación tiene un componente sensorial positivo que puede hacer que abusemos de ella. Después de exfoliarnos la piel tenemos la agradable sensación de que nuestra piel está más limpia, más suave y con las imperfecciones menos visibles. Pero aunque nos sintamos tentados a exfoliarnos más de una vez a la semana debemos tener en cuenta que no generamos tanta cantidad de células muertas con lo que en realidad estaríamos eliminando células vivas y necesarias para mantener la integridad de la piel. Al retirar esa capa de células, lo único que conseguimos es dejar nuestra piel desprotegida frente a los agentes externos además de que si lo hacemos de forma habitual corremos el riesgo de engrosar nuestra piel por un efecto rebote. La frecuencia dependerá del tipo de piel y del producto que utilicemos pero en cualquier caso nunca debemos abusar.

bb876af0d6f370fa68f116db5bb072c9

  • No revisar tu rutina cosmética

¿Hace años que utilizas la misma crema? Si estás en esa situación lo más probable es que tu  crema ya no esté tratando tu piel correctamente. Es evidente que con el paso del tiempo la piel cambia de manera que tu rutina cosmética debe adaptarse a las nuevas necesidades. Revísala si llevas más de dos años con el mismo producto o si tu piel cambia con los cambios estacionales

250a50090225b10f195dc57306fc9595

  • Cambiar constantemente de producto

En el caso contrario está quien cambia constantemente de crema. Si eres de las que tienes varios productos de tratamiento diario en tu baño y los utilizas sin ningún tipo de criterio no le estás haciendo ningún bien a tu piel. Por norma general los productos necesitan una media de 2-3 meses para mostrar sus resultados definitivos sobre nuestra piel. El cambiar constantemente de tratamiento no solo no permite que las cremas actúen con todo su potencial si no que, además, podemos sobrecargar y estresar nuestra piel al aplicar tantos activos. Por otro lado, puede ser que algunos de los activos que componen las diferentes cremas que estás utilizando sean incompatibles entre ellos y puedan generar algún tipo de respuesta adversa en tu piel.

901174190fb9aa035616eade7db7fb20

  • No limpies demasiado tu piel

Un exceso de limpieza puede dejar tu piel desprotegida y expuesta a los agentes externos. Por norma general, una limpieza superficial por la mañana y una más profunda por la noche antes de aplicar tus productos de tratamiento nocturno son más que suficientes para mantener tu piel en buen estado. Si tienes la necesidad de refrescar tu piel a media jornada, hazlo de forma suave con un algodón impregnado en tónico. Este simple gesto devolverá la sensación de limpieza a tu piel sin eliminar su capa protectora.

limpiar tu piel

  • No limpies tu piel con productos que no estén formulados específicamente para ese fin

Limpiarse la piel con gel de ducha o jabón de manos es uno de los errores más frecuentes en los que a cuidados cosméticos se refiere. Estos productos suelen ser demasiado detergentes y resultan agresivos para la delicada piel del rostro. Opta siempre por productos adaptados a tu tipo de piel.

GLYCOLIC WASHING FOAM

  • No apliques el protector solar antes de tu crema

El protector solar siempre debe aplicarse después de la crema hidratante para que el filtro pueda ofrecer el máximo de protección frente a la radiación. La mayoría de los protectores solares contienen filtros físicos que necesitan mantenerse en la superficie de la piel para poder ejercer su poder de refracción de los rayos solares. Si lo aplicaras como primer paso de tus cuidados faciales perderías parte de su capacidad de protección.

4069 - Sun Pocket Fluid SPF 50+

  • No manipules las imperfecciones

Granitos y puntos negros son muchas veces el centro de nuestra atención y no podemos evitar manipularlos ocasionando muchas veces daños graves en nuestra piel. La próxima vez que te sientas tentado a apretarlos, piensa que lo que generas es una lesión en la piel que por un lado puede infectarse y por el otro puede dejar una marquita, haciendo que un grano que en principio duraría una semana se pueda alargar varias más. Lo ideal es mantener la zona limpia y aplicar de forma frecuente productos secantes y anti bacterias que hagan desaparecer las imperfecciones lo antes posible y sin provocar daños en la piel.

A0215 - corrective cream

  • No utilices productos que no sean adecuados a tu tipo de piel

Aplicarse en la piel lo primero que caiga en tus manos no siempre da buen resultado. Si el producto está formulado para una piel más madura que la tuya  lo más probable es que te la sientas grasa y hasta podría salirte algún granito. Asegúrate siempre de que lo que utilizas es compatible con tu piel.

Y por último, desde Bruno Vassari te recomendamos que periódicamente te pongas en manos de una profesional de la belleza para que te haga un diagnóstico exhaustivo de tu piel y te asesore de los productos que mejor se adapten a tu piel en cada momento.

118ceee0ef0f24c3e828f08ac1c5f813

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *